Cracovia, Praga y Nuremberg: verano 2013

Cracovia

Hemos decidido tomar un avión nada mas y nada menos que a la hermosa ciudad de Cracovia en Polonia. Volamos con Ryanair, una linea que no te asigna puesto sino que todo es por orden de llegada, los asientos no son reclinables, te venden el agua y solo puedes llevar una maleta de 15 kilos, en suma una línea económica y muy extraña a lo que conocía, no obstante mis nervios tranquilos porque he oído que llenan el tanque de gasolina con la cantidad exacta que se requiere en el vuelo, que en este caso fueron 3 horas y media. Intentando no pensar en tanto asunto sobre esto, te venden todo como una feria, hasta un raspaito a ver si pegas y ganas un millon de euros, que por cierto compré, jjj lo cierto es que desde el aire luego de 3 horas desde Madrid, todo es verde y hay muchos lagos, todo lo opuesto a la naturaleza que se aprecia en Castilla y León donde he pasado todo este tiempo como estudiante.

Llegar a Cracovia implica un cambio de moneda, se llama Sloty, creo se escribe así, que le preferimos llamar splotin porque te rinde en relación al Euro una barbaridad . Si España la considero económica, incluso mas que Venezuela, imaginen Cracovia que es tres veces mas barata, y les pongo el ejemplo de nuestra primera cena, una comida de primera, tipo gourmet en Sarkana, un restaurante en el barrio judío, y que descubrimos indagando en el blog de una polaca que promociona la ciudad y te da excelentes recomendaciones.

Lo primero que comimos los famosos pieroguis que son como raviolis rellenos de patata y nueces luego un cordero con salsa de cereza y repollos agrios con patatas y yo un enrollado de carne con remolacha y miel, de postre una tarta de la abuela con nueces y almendras y la cerveza negra, bueno todo eso no llegaba en total a 30 Euros en total,  unido a que el dueño del restaurant era un gran anfitrión que te ofrece datos y te dice los ingredientes y las recetas de lo que comes motivado él a que tenia dos venezolanos en su intimo restaurante. Bueno Cracovia es una ciudad inimaginable, fue la capital de Polonia por mucho tiempo, tiene en una colina que llaman su acrópolis, una fortaleza con un castillo donde nació la tradición del dragón que escupía fuego, y su catedral en honor a San Wenceslao y San Estanislao. De grandes áreas verdes y caminerias llenas de gente que bordean su río Vistula, disfrutando de la vida, esta colmada de iglesias y la plaza del mercado es una locura, de verdad es increíble que esta ciudad este tan preservada. Según dicen, Hitler no permitió fuese bombardeada por considerarla muy hermosa. Tiene un barrio judío llamado Kasimiere, que es una belleza, es zona bohemia, lleno de cafés y bares con música klesmer por todas partes. Hemos pasado 3 días donde visitamos el castillo donde exponían la Dama del Armiño de Leonardo Da Vinci entre otras obras magistrales. Dios como comimos en esta ciudad que es para eso y para caminarla, aún permanece todavía virgen a la mirada de occidente que solo tiene en la mira las mismas capitales de siempre como Londres, Paris, Madrid y Roma. El segundo día hicimos un Tour a las Minas de Sal de Wieliczka, bueno que era como decir Willy Wonka, a 120 metros de profundidad y que visitas con un guía en español. El lugar esta a 20 minutos de Cracovia y como siempre termino en una aventura tipo prueba de vida, esta vez era lo que implicaba bajar por unas escaleras en caracol de madera y son 800 escalones a las profundidades, bueno luego y siguiendo una cola de mas de 20 minutos me imaginaba que si me daba la chiripioca tipo pánico, quien me salvaba en ese punto de haber bajado y bajado, no podía con la idea de retroceder jjjj al fin te encuentras en un recorrido a 120 metros de profundidad que dura 2 horas y léase bien 2 horas bajando y bajando por caminos de sal que se traducen en 30 kilómetros por unas cuevas que han sido explotadas desde el siglo XIV y que es actualmente patrimonio de la humanidad.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La ventilación es increíble y hace una temperatura fija de 14 grados sea el verano muy cálido o el invierno de 10 bajo cero. Su aire salino es medicinal, parece que cura todo, debajo hay hasta hoteles para ricos excéntricos que pagan para internarse una semana y depurarse, figuran entre ellos Bono de U2, Modonna, y muchos actores del gran cine. Mientras bajas hay lagos y canales y de pronto por ser un país tan católico y creyente te encuentras con iglesias góticas y barrocas construidas todas en sal. Cracovia fue la ciudad de Juan Pablo II y hay reliquias de él dentro del recinto, al final y gracias al cielo te suben en un ascensor donde caben solo 6 personas apretujadas y la vaina sube a una velocidad increíble a la superficie. Hemos salido de allí impresionados ante tal maravilla del mundo y me imagino purificados de haber respirado ese aire apreciado y medicinal. Ya el día último en la ciudad la disfrutamos y en la noche tomamos el expreso de medianoche a Praga, un tren que hace como destino, Praga, Bratislava, Viena y Budapest. Nos sentíamos en el Expreso de Oriente, ese recorrido es de 9 horas en un tren impecable de los años 50, íbamos en una cabina con tri litera, por suerte venia un chico músico joven muy tranquilo que le pedí se pasara a la de arriba y nos dejara con la del medio y la baja a nosotros.

Impelables en Cracovia

 

Praga y Nuremberg

Dejamos Cracovia con cierto sabor de tristeza. Es extraño cuando te amañas a una ciudad tan recién descubierta y tan diferente a tu cultura. En la noche tomamos un tren a las 10 pm con destino a Praga.

Amanece en Praga y ya a las 7 am estamos pisando suelo checo, el cambio de temperatura fenomenal, hemos llegado con 14 grados a una ciudad que ya conocía hacía 21 años atrás y que recordaba como una ciudad recién salida del comunismo, pero ahora la estampa es la de una ciudad completamente occidental y capitalista. Sus calles son de adoquines como las de Portugal y sus edificios que en sí ya son un museo te invitan al ritual de contemplarla en sus detalles. Nuestro hotel era fenomenal y muy céntrico, permitía rápidamente internarse en su casco histórico para iniciar lo que serían 3 días de investigación turística que siempre esta compuesta por buenas caminatas y buena comida.

Adentrarte por cualquier calle siempre te sorprenderá, la Plaza Wenceslao, la Plaza de la Vieja Ciudad donde se encuentra el fabuloso Reloj Astronómico, un mecanismo creado en el siglo XIV y que encierra leyendas increíbles como la del Golem, de tradición judía y que de el se inspira el cuento de Frankenstein. El barrio judío y sus seis sinagogas son edificaciones muy antiguas al igual que su cementerio, por esa vía te lleva el camino hacia el Puente de Carlos, donde se han hecho tantos filmes, el puente que tiene 30 estatuas religiosas que nos dimos a la tarea de retratar una por una por mi afán de tener una a una como recuerdo. Al pasarlo llegas a Mesto Strana donde esta el Castillo, La Catedral y la Casa de Kafka.

En Praga la gastronomía comienza a parecerse a la alemana y abundan las salchichas, la carne ccmo  largos trocitos de carne reducidos en su salsa por largas horas , mucho repollo agrio y patatas. Cuando intentas probar otra cosa se modifica el tipo de salchicha, carne etc. pero la sazón no varía mucho, en eso nos parece más elaborada y diversa la polaca. Si en Cracovia todo terminaba en ovska acá todo en ivski, Dios que lengua tan extraña y de sinceridad no me gusta su sonoridad, entiendo que es la lengua de Kafka y debe ser maravillosa, pero su sonoridad ujummm.

Por cierto Luis se ríe cuando digo que: todos los edificios tienen siempre un muñeco arriba y con esto me refiero a una estatua, es de verdad increíble tanta belleza arquitectónica, por otra parte Praga esta entre las 6 ciudades mas visitadas de Europa y de verdad que fastidia tantas mareas humanas de japoneses, chinos, alemanes y unos que otros hispanoparlantes. Intentamos siempre tomar la paralela, nos recordaba Venecia.

Praga es romántica desde cualquier ángulo, tiene un extraño misterio que invita a la complicidad con quien viajes. Podríamos decir que es una ciudad perfecta para enamorados o parejas de amigos complices. Amor y amistad son laos infranqueables en esta ciudad que invita y seduce en sus recodos.

Bus a Nuremberg

Llegamos al terminal de buses,  este viaje en bus entre dos paises toma apenas 3 horas, a través de una naturaleza alpina llena de lagos y casas de madera. Asi llegas a Nuremberg, la segunda ciudad de la Bavaria, y aunque he vivido en Alemania, nunca la llegue a conocer igualmente la razón mas poderosa de su visita radicaba en que nuestro siguiente destino era Estambul y el vuelo con Turkish Airlines de Nuremberg a Estambul, de verdad fue una oferta inimaginable, mas barato que el bus que habiamos tomado de Praga a Nuremberg. El azar nos regalo otra hermosa ciudad del sur de Alemania.

Nuremberg

Otro rencuentro con Alemania, ya en un país donde su lengua no me es extraña sino que forma parte de mi pensamiento. En Alemania me siento en casa, siempre organizada, esta ciudad tiene el esplendor del sur alemán, es decir de cerveza, madera y prados verdes. Su muralla medieval y sus iglesias góticas son un encanto, uno de los museos más hermosos que visitamos fue el del juguete, Dios que bien montado, de tres pisos inagotable donde comenzamos a recordar juguetes nuestros, de nuestra época como los carros de pedal de latón, los juegos de magia, el lego, los fortines, las casas de muñecas victorianas, los mecanos, etc.

Visitamos también el Castillo, el fortín y su torre y en las tardes nos sentábamos a las orillas de su río para descansar y ver patos en el agua, era de verdad un cuento Heidi tanta calidad de vida.

La Catedral de Nuestra Señora en plena Plaza Mayor en una iglesia gótica de gran belleza. Suelen presentar conciertos  y en las mañanas ensayan lo que hace que cualquier visita a recintos sagrados esté acompañada siempre de música en vivo.

Visitamos la Casa de Durero, que funciona como un museo con gran encanto. Casa donde vivió entre 1509 y 1528. Fue su taller donde están sus maquinarias de imprenta.

Dejamos Nuremberg y su encanto para tomar avión rumbo a la amada Estambul, ciudad de las mil y una noches y que asistimos a su tercer encuentro. Ahí nos vemos.

Anuncios